Concrete Jungle

acaso esto se trata de algo?

with 2 comments

Decido no buscarte. Mi alma y mi pensamiento se conjeturan para frenar a mi cuerpo que recorre esta habitación sin destino escrito. Mi cuerpo sin control busca la forma de encontrarte, de sentir tu aroma, de recorrer con mis ojos tu cuerpo maravilloso. Una lucha que no tiene ganador. Una carrera en la que el regocijo es la pelea constante entre el cuerpo y el alma pero que no tiene un final definido.
Tres cubos de hielo son los que sirvo en este vaso que pretende hacer que el cuerpo se desvanezca, se quede falto de fuerzas para continuar en esta travesía. Es un intento de darle ventaja a uno para darle fin a esta guerra. Pero nada de eso va a suceder. Este intento de borrachera detiene a mis actos, pero logra que mi cabeza me traicione; porque la carrera es lo que importa. No hay un ganador, no existe el final sino el recorrido. Los roles se alternan para que este viaje, esta desesperación no termine nunca.
Los cigarrillos que esparcen cenizas por todos lados, el olor a encierro, el teléfono mirándome desde lejos, llamando a mi mano, a tu voz. Las sábanas sucias que despiden olor a soledad, a mi cuerpo putrefacido por la muerte del corazón. Porque el corazón cuando se detiene, le grita a los médicos la muerte del cuerpo. Pero mi corazón está muerto sin detenerse. Ya no late con tanta frecuencia cómo cuando te veo. Está en el punto exacto para ser declarado sans vie, pero lo suficientemente vivo para prolongar la agonía.
Mi mente me traiciona. Ya te siento aquí, sin estar presente. Sigo recostado pero te veo frente al espejo. Estás igual que siempre, como el mejor recuerdo que tengo tuyo. Sonriendo, haciendo vibrar todo mi cuerpo al compás de la música que emitía tu voz mientras me expresabas tu amor incondicional al presente. A olvidar el pasado, y no pretender que el futuro sea mejor que este momento que estamos viviendo.
Te siento, presente, aunque tu cuerpo deambule por otra habitación tan lejana y esas mismas palabras que salen de tu boca tengan un destino distinto. No importa adonde estés, en este momento, decides recostarte conmigo cambiando los colores de esta habitación de un gris a un amarillo, de cambiar la soledad por un amor incondicional y un abrazo que me lleva a dormirme y soñar con un futuro escrito con mis sentimientos.

Written by Pedro De Mendoza

30 marzo 2008 a 18:13

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sr. Mola, me sorprende su relato. Me movilizó y me encantó su forma de expresar las palabras… así como un faquir encanta a sus serpientes.

    Lástima que me de cierta culpa al saberlo tan triste y en esa soledad.

    Pero es muy bello.

    Y en mi casa le contesté a eso de “Y yo simplemente te vi”… Salga, hay mucho más por aprender hoy, y mañana, y el día después de eso… hasta que el sol caiga por última vez.

    Le mando un abrazo.

    Kaitos

    30 marzo 2008 at 19:51

  2. Sr. Mola, me sorprende su relato. Me movilizó y me encantó su forma de expresar las palabras… así como un faquir encanta a sus serpientes.

    Lástima que me de cierta culpa al saberlo tan triste y en esa soledad.

    Pero es muy bello.

    Y en mi casa le contesté a eso de “Y yo simplemente te vi”… Salga, hay mucho más por aprender hoy, y mañana, y el día después de eso… hasta que el sol caiga por última vez.

    Le mando un abrazo.

    Kaitos

    30 marzo 2008 at 19:51


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: