Concrete Jungle

acaso esto se trata de algo?

2da. entrega

with 4 comments

seguimos… tengo que agarrar el impulso sino no lo hago mas

Los dos volvieron emocionadisimos a sus casas por la alegría de haber encontrado a alguien especial. Pasaron todo el día pensando en ello. A la hora de la cena, cuando volvieron sus padres de sus trabajos les preguntaron como había sido el primer día de escuela. Los dos respondieron con un simple “Estuvo lindo”. Pero cuando quisieron empezar a preguntar sobre si conocían a su vecino ya los padres estaban demasiado ocupados como para responderles.
Despues de esa mañana nos hicimos inseparables. Nos sentábamos juntos en el micro hacia el colegio, compartíamos el banco, los recreos, el viaje de vuelta e incluso las tardes. Teníamos los dos la libertad de irnos de nuestras casas porque nuestros padres trabajaban todo el día y nos dejaban solos. Hacíamos las tareas que nos dejaba nuestra maestra lo más rápido posible, dejándonos el mayor tiempo para disfrutarnos mutuamente. Cuando se hacían las siete de la tarde el que estaba de visitas se iba a su casa para que los padres no sospechen cuando llegasen.
Las horas se hacían interminables cuando no estaba con ella. Miraba los relojes deseando poder irme a dormir para poder despertarme al otro día y verla de nuevo.
Así pasamos un año entero. Recuerdo ese verano que mis amigos me marginaban por no querer salir a andar en bicicleta con ellos. Solo deseaba estar a su lado. Haciendo memoria esos tres meses que no tuve clases fueron los más felices y a la vez los más tristes de mi vida de pequeño. Los más felices porque lo único que hacía era ir a visitarla por la mañana y jugar con ella hasta la hora de irme a dormir. Ya nuestros padres se conocían y nos dejaban por no estar en época escolar quedarnos hasta tarde en la casa de la vecinita nueva. Como disfruté esos días. Pensar en ello sólo me brinda una sonrisa y una melancolía por no poder disfrutar ahora de grande esos beneficios. Esa inocencia y ese amor verdadero por la persona sin pensar que existían otros factores que uno de más grande los toma como prejuicios. No me importaba nada. Sólo ser feliz y brindarle felicidad a ella.
Pero también fueron los más tristes. Nunca había sentido lo que era extrañar, hasta que ella se fue a Santa Teresita con sus padres por quince días. Que feo sentimiento. Nunca se lo hubiera deseado a nadie. Para colmo, no podá compartirlo con nadie. Nadie que me abrace y que me diga que cada vez faltaba menos para que vuelva. Mis amigos me había dejado completamente de lado. Mis padres ya consideraban mi existencia nula. En esos días empezó mi pasión por el dibujo. Como las palabras todavía no eran tán faciles de escribir por mi temprana edad quería expresar mis emociones con dibujos. La línea lograba vibrar al ritmo de mis pulsaciones y decir las cosas que llevaba más ocultas. Imaginaba nuestras caras de grandes y compartiendo etardeceres en un campo lleno de margaritas. Tirándonos al sol sin decir palabra. Sólo sintiendo la respiración del otro que nos decía mucho más de lo que su boca podía contarnos.
Otro año escolar. Teníamos una nueva maestra que se llamaba Josefina que era macanudísima. Nos enseñó muchísimas cosas. Nos invitaba a soñar despiertos, nos dejaba hacer manualidades todo sin dejar de lado el estudio. Ella siempre nos decía: – “Cuanto más rápido cumplamos con nuestras obligaciones, más tiempo nos sobrará para disfrutar”. Siempre me quedó grabada esa frase. Incluso fue un tema de largas horas conversación con Juana. Nos preguntábamos porqué nuestros padres no hacían más rápidos sus trabajos para pasar mas horas juntos. No sólo entre ellos sino también con nosotros. Pero era en vano. Nuestra existencia ya era efímera para ellos.
Una de las primeras manualidades que nos enseñó fue lo que hoy pienso como una pavada pero que definió mi vida. “Cómo hacer bolsas de papel”. Teníamos que agarrar una hoja de papel madera, hacerle ciertos cortes, doblarla como nos decía ella y después pegarla con una pasta que hacíamos a base de harina y agua. Después de muchos años me enteré que eso se llamaba engrudo. Quedaban perfectas. Hacíamos de distintos tamaños y formas.
Pocas semanas después de haber empezado las clases ya teníamos ganas de que empiece nuevamente el verano. Queríamos volver a ser sólo dos. Compartir el día entero o esas noches que cuando nuestros padres nos dejaban nos quedábamos mirando a las estrellas por la ventana soñando en un futuro juntos.
Hasta que un día tomé la decisión más importante de mi vida. Le dije que quería compartir mi vida entera junto a ella. Estaba sentado en mi banco mirando al pizarrón pero excluido del mundo. Veía a la maestra que movía sus labios al tiempo que escribía y por mi cabeza sólo pasaban fotos futuras de nosotros dos. Cuando llegó el recreo se lo dije. Creo que mis palabras fueron:
¨En mi vida sólo existís vos. Y creo que eso que siento es lo mismo que sintieron mis papás o tus papás cuando se conocieron. Asi que te quería decir que te parecía si le preguntábamos a nuestra seño que nos diga qué tenemos que hacer para que podamos seguir toda nuestra vida juntos”

Juana puso una cara de felicidad hermosa y me dió un abrazo. Esperamos hasta la hora de salida y le dijimos a nuestra maestra: -“Seño… nosotros dos queremos ser como mi mamá y papá. Queremos casarnos. ¿Que tenemos que hacer? ¿Nos puede enseñar? No tenemos a nadie más a quien preguntarle”
Si había una persona ideal para preguntarle eso era Josefina. Ella confiaba en el poder de los chicos de soñar y jugar a ser grandes. Su respuesta fue: “Lo ideal sería que sean más grandes. Pero pueden empezar queriéndose mucho y juntando plata para comprarse una casa. Después se casan y empiezan a tener hijos y a quererlos mucho como sus papis los quieren a ustedes”.
Lo de querernos mucho ya era cosa de todos los días. Juntar plata y después casarnos. Me quedó la idea en la cabeza y le prometí a Juana que iba a hacer lo posible por tener una idea brillante que nos permita juntar la plata que nos haga falta para que podamos comprar una casa. Nuestro futuro ya estaba definido.

despues sigo.. hasta acá venimos asi todo re lindo y todo eso.. ahora viene la parte bizarra en la que realmente se delata que esto es un sueño y lejos está de ser realidad.

Written by Pedro De Mendoza

8 julio 2007 a 14:11

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hasta cuando voy a tener que morderme las uñas para saber como sigue?

    ojotazeta

    9 julio 2007 at 13:49

  2. Hasta cuando voy a tener que morderme las uñas para saber como sigue?

    ojotazeta

    9 julio 2007 at 13:49

  3. prometo escribirla rapido asi pueden leerla con onda
    porque leer de a pedazos es un embole

    ya se que es larga.. pero la idea es que se sienta tal como lo soñe

    Mola

    9 julio 2007 at 20:00

  4. prometo escribirla rapido asi pueden leerla con onda
    porque leer de a pedazos es un embole

    ya se que es larga.. pero la idea es que se sienta tal como lo soñe

    Mola

    9 julio 2007 at 20:00


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: