Concrete Jungle

acaso esto se trata de algo?

sueños…

with 4 comments

Ayer a la noche estabamos con unos amigos hablando pavadas, perdiendo el tiempo. Y no se como salio a conversación acerca de los sueños. De repente tenía que contar sueños raros mios. Estaba para contar el sueño que tuve el otro dia pero es medio vergonzoso y termina q yo estoy esposado semi-desnudo y con mis amigos cagandose de risa… despues estaba el tipico de que me tocaban timbre y em dehjaban la canastita.. pero era medio embole y re corito..

Y ahi me acorde…
Yo hace un par de años tenia un sueño recurrente.. es una historia medio larguita.. pero esta buena. Esta es solo la primera parte… La hago asi.. asi me tomo mi tiempo y no omito detalles

Nunca escribi historias largas, asi que disculpen la redacción y todo eso.

Primer día de clases. Esa emoción por empezar primer grado era inevitable. Con ella venían tambien los miedos. Miedo a lo desconocido, a la gente nueva, al cambio, a las responsabilidades. El aula parecía gigante y no paraban de entrar compañeros por la puerta. Parecían cientos de ellos. Elijo una mesa alejada, confiado en que quizás pasaría desapercibido entre tanta multitud. Pero mi soledad no duraría para siempre.
Ella se me acerca: “¿Me puedo sentar acá?”
Contesto suavemente con la cabeza, escondiendo mi rostro por la timidez y ella se sienta a mi lado.
– “Me llamo Juana.. y vos?”
Mi timidez y la añoranza de soledad me impiden contestar. Por suerte interrumpe la maestra pidiendo atención y haciéndonos presentar a cada uno hasta que le tocó a ella. Se levantó de la silla con toda su prepotencia obligándome a levantar la mirada para apreciar su confianza.
– “Yo me llamo Juana. Tengo seis años….”
La miraba mientras hablaba. Admiraba su pelo lacio y rubión. Su vincha verde que hacía juego con su uniforme y esos ojos que inspiraban una ternura escondida bien adentro. Era como si su exterior indicara fortaleza mientras por dentro había una chica cálida con ansias de romper esa barrera que la mantenía encerrada.
– “Vivo en Villa Adelina. Mi mamá se llama Cecilia y mi papá Roberto.”
¿Como era posible? Éramos vecinos y nunca nos habíamos cruzado antes. Empecé a recordar el último verano que mis padres me habían regalado una bicicleta. Esos días interminables en que nos juntábamos con los chicos a dar vueltas por el barrio. Mostrando nuestros rodados ante todas las chicas que se nos cruzasen y haciendo alarde de lo rápido que podíamos ir. Competencias que terminaban siempre en peleas de niños y que se solucionaban siempre al otro día sin preguntar y sin necesidad de reproches. Tantos días de andanzas y nunca nos habíamos cruzado. Que desperdicio. Seguro que a ella le hubiera encantado mi bicicleta. Andaríamos juntos disfrutando del sol y dándonos abrazos de amistad. Pero mi sueño tuvo que detenerse. Era mi turno de presentarme.
Nunca había hablado ante tantos desconocidos. Siempre fui el más tímido de mis amigos. Y esta vez tenia un problema peor. Estaba “ella”. Mi presentación tenía que ser impecable. Tenía que lograr llamarle la atención de alguna manera. Quise intentarlo, pero el temor a hacer el ridículo era más grande que mis deseos de impresionarla. Me resigné a lo obvio. “Mi nombre es Esteban…”
Fue un día sin imprevistos. Nuestra maestra nos enseñó las reglas del colegio y sobre cómo debíamos comportarnos. Los recreos los pasé solo dando vueltas por el patio observando y examinando cada rincón de ese nuevo lugar que me tocaba ir. Ella se hizo amigos de inmediato. Era la típica chica popular. Esa con la que todas las chicas deseaban jugar. Yo la adoraba en silencio. El día parecía interminable. No lograba sacarme de la cabeza que un día antes andaba revoloteando con los chicos como si no tuviese límites ni fronteras. Sin horarios ni obligaciones. Hasta que finalmente llegó el timbre de salida. Guardé mis cosas en la mochila y me encaminé hacia la puerta. Mi mamá me había dicho que tenía que tomarme el mismo micro que me había recogido por la mañana en casa. El micro número 2. Fui hasta el micro y me subi de inmediato. Busqué un asiento bien lejos de la puerta y me senté. Nunca me animé a preguntarle si fue casualidad o si me había seguido hasta allí. Pero Juana se sentó a mi lado sin siqueira preguntármelo.
– “Somos vecinos, asi que sos el encargado de llevarme a mi casa”.
– “¿Yo?”.
– “Si.. vos. Después de todo somos vecinos y compañeros de banco”.
– “Está bien. ¿Y que tengo que hacer?”.
– “Nada especial. Solo ser mi amigo. Me parecés especial”.
– “Pero yo no soy como vos. Yo soy más tranquilo”.
– “No soy lo que parezco”.
Ese viaje fue maravilloso. Ella logró sacarme la timidez de una manera estupenda. Estaba lleno de alegría porque sabía que había encontrado a alguien que llenaría el vacío que me provocaba la soledad.
Nos bajamos en la misma cuadra. Me explicó que no nos habíamos cruzado porque se habían mudado hace muy poquito con su familia. Vivíamos a tan solo cuatro casas de distancia. Una vez en la vereda se me acercó me dió un beso en la mejilla y me dijo: – “Chau Esteban. Sos hermoso”.
Nunca voy a olvidar ese beso. Me acuerdo que estuve en esa vereda por un instante que pareció eterno. Me sonrojé y me fui a mi casa con una sonrisa que no estaba dispuesta a abandonarme por el resto del dia.

Hoy sábado!!!!!!
Espero poder dormirme una linda siestita. Y tipo a la tarde… babasonicos en VIVO!!!!!!!!!
Pampa y figueroa alcorta… va a estar groso.
Ahorita un llamadito telefónico a las nubes para que se vayan por un rato y no amenacen mas con la lluvia.. ayer me hicieron caso.. espero que hoy tambien.
nos vemos

cha!

Written by Pedro De Mendoza

7 julio 2007 a 9:37

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Que bueno. Eso es un sueño? yo quiero sueños asi.
    Espero la segunda parte. Ah, y por la redacción no hay nada que reprochar, esta muy bien.
    Saludos

    Feehitoo

    7 julio 2007 at 16:49

  2. Que bueno. Eso es un sueño? yo quiero sueños asi.
    Espero la segunda parte. Ah, y por la redacción no hay nada que reprochar, esta muy bien.
    Saludos

    Feehitoo

    7 julio 2007 at 16:49

  3. si.. fue un sueño
    la cosa era asi.. la primera vez que lo soñe fueron solo flashes…. pero como que en realidad al verme a mi me mataba la intriga y al acostarme me iba pensando en eso y lograba soñar y agregar pedazos a mi historia.

    Despues de mucho mucho tiempo ya tenia la historia terminada (o por lo menos hasta cierto punto)

    Y bueno.. despues lo que hacia era tratar de segui soñandola para poder darle un final.. pero nunca lo lograba.. hasta que me rendi

    Recien ayer fue la primera vez q la recorde en publico

    Mola

    7 julio 2007 at 21:39

  4. si.. fue un sueño
    la cosa era asi.. la primera vez que lo soñe fueron solo flashes…. pero como que en realidad al verme a mi me mataba la intriga y al acostarme me iba pensando en eso y lograba soñar y agregar pedazos a mi historia.

    Despues de mucho mucho tiempo ya tenia la historia terminada (o por lo menos hasta cierto punto)

    Y bueno.. despues lo que hacia era tratar de segui soñandola para poder darle un final.. pero nunca lo lograba.. hasta que me rendi

    Recien ayer fue la primera vez q la recorde en publico

    Mola

    7 julio 2007 at 21:39


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: